Neuromarketing: ¿Cómo lee nuestro cerebro los colores?

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo interpreta el cerebro los colores? No todos producen el mismo efecto. Tampoco es un lenguaje universal: existen múltiples formas de interpretarlos.

Precisamente por eso, tienes que tener especial cuidado durante el proceso de creación del logo de tu marca o de la imagen de la compañía en general. ¿Qué es lo que quieres transmitir? ¿Qué colores favorecen a la venta de tu producto? ¿Cómo puedes saber si estás causando el efecto que buscas en los usuarios?

Hay una herramienta muy útil y que no muchos utilizan en su favor: el neuromarketing.

 

¿Qué es el neuromarketing y para qué sirve?

Esta especialización para investigación de mercados nació a raíz del marketing emocional y busca entender cómo se comporta el cerebro en los procesos de compra. También estudia cómo reacciona el ser humano ante determinados estímulos publicitarios.

¿Cómo funciona? Los investigadores utilizan técnicas pertenecientes al área de las neurociencias (además de equipos como resonancias magnéticas, electroencefalogramas y sensores que captan cambios en el estado fisiológico de las personas) para medir las reacciones, dónde se centra la atención de los usuarios y qué estímulos permanecen en la memoria.

Recopilando estos datos, puede precisarse qué puntos fuertes potenciar o cómo mejorar diseños y productos para empujar a los usuarios hacia ciertas reacciones.

 

¿Cómo procesa el cerebro los colores?

Cuando los colores se mezclan en nuestro cerebro, producen reacciones emocionales ante ciertas tonalidades. Si entiendes este procedimiento y qué color produce qué reacción, podrás tomar decisiones mucho más acertadas y coherentes con tu producto, tus usuarios y lo que pretendes transmitir.

Nuestro cerebro tiene grupos de neuronas que interpretan ciertos colores y, además, no todos producen el mismo grado de estimulación cerebral. El color rojo es el que más impacto produce, seguido del verde, el azul y el amarillo. De ahí que muchas marcas se centren en estos y sus diversas tonalidades.

La cultura, la religión o el sexo también afectan. Por ejemplo: las mujeres son, por norma general, capaces de visualizar una gama más amplia de tonalidades.

 

La importancia del binomio color-emoción

El neuromarketing intenta explicar cómo el ser humano procesa un estímulo visual, qué elementos hace que lo recuerde o deseche la información y qué respuesta emocional le produce. Esto último, las emociones, es clave para cualquier experiencia humana y están asociadas con la capacidad de retención de la información. Incluso hace que las informaciones sensoriales asociadas a determinados sentimientos se procesen mucho más rápido.

¿Cómo afecta esto a tu marca? Saber cómo procesa tu cerebro un logotipo y qué emociones genera es imprescindible para crear uno potente y eficaz, que llegue a las personas.

Entonces, ¿qué debes hacer? Tienes que buscar la fórmula para diseñar un logotipo que genere emociones positivas y que, de ser posible, produzca una experiencia multisensorial en tus usuarios. Cuanto más impactes en la mente de tus consumidores, mejor experiencia tendrán con tu marca y mayor engagement se generará.

 

Entonces, ¿podríamos decir que los colores influyen en el Customer Experience?

Indudablemente. Diversos estudios aseguran que existe una fuerte relación entre los colores de un e-commerce y el deseo que producen en el visitante a la hora de comprar. Sucede lo mismo en las tiendas físicas, donde no solo los colores (sino también la luz, la disposición, la música e incluso los olores) influyen en la experiencia de compra. Incluso más del 50% de los usuarios asegura que no volverá a comprar en un e-commerce donde los colores no se correspondan con sus expectativas.

Por todo ello, el diseño que elijas a la hora de estructurar tu página web es mucho más importante de lo que imaginas. Es una forma de mostrar a los usuarios la personalidad de tu marca, tu cultura de empresa y debe estar a la altura de las expectativas.

Teniendo en cuenta que tardamos poco más de un minuto en decidir si queremos comprar un producto, ¿no crees que debes hacer todo lo que esté a tu mano para inclinar la balanza hacia el “sí”?

 

Hagámoslo un poco más “gráfico”

¿Te has fijado en que los colores que predominan para las pastas de dientes son el azul, blanco y rojo? Esto se debe a que la combinación de esos colores impulsa tanto a la confianza como a un mayor consumismo. Te ponemos otros ejemplos de cómo la psicología del color influye en determinados negocios:

  • Restaurantes: el amarillo y el rojo se relacionan con la comida rápida. ¿Sabes por qué? Esos colores ayudan a activar de forma indirecta el metabolismo, generándonos ansiedad y deseos de comer.
  • E-commerce: nuestra percepción del paso del tiempo varía según los colores a los que lo asociemos. Los tonos azules, por ejemplo, nos hacen sentir que el tiempo avanza más rápido, mientras que los colores rojos ralentizan nuestra percepción.
  • ¿Eres una ETT? El color verde es tu aliado: esperanza, motivación, ilusión o tranquilidad son algunas de las emociones que se asocian con este color. Por eso es muy utilizado por empresas de trabajo temporal, ya que intentan transmitir sensaciones positivas y ganas de empezar nuevos proyectos.

 

Así que ya sabes: analiza tu producto y los segmentos de usuarios a los que te vas a dirigir antes de decidir los colores que representarán tu marca. Tampoco olvides qué emociones quieres provocar a tu usuario. Si analizas todo detenidamente antes de ponerte en marcha, ¡conseguirás unos resultados espectaculares!

 

Author Details

hydrasocialmedia.com

hydrasocialmedia.com

Somos una Agencia especializada en #socialmediamarketing. Investigamos las conversaciones de los sectores en los que participan nuestros @clientes y les ayudamos a posicionar su marca/producto/empresa y a crear una comunidad a su alrededor.

Leave A Comment?