Diccionario del buen User Lover

¿Quieres saber cuáles son los términos de marketing digital más importantes para un buen User Lover? Si quieres manejarte como pez en el agua dentro del sector o simplemente entender a tus compañeros del departamento del marketing, aquí te dejamos 28 conceptos que todo buen User Lover debe conocer:

User Centric vs Product Centric:

Una empresa User Centric es aquella que pone al usuario en el centro del desarrollo de sus productos, estrategias y campañas. Busca cubrir un gap o hueco de mercado y ofrecer soluciones a los consumidores realmente adaptadas a sus necesidades y problemas.

Por otro lado, las empresas Product Centric se basan en conceptos más tradicionales, generando el producto a su gusto e intentando venderlo a posteriori. Esto no significa que no piensen en los usuarios, pero no los tienen como punto de referencia claro en sus estrategias.

Inbound Marketing:

El Inbound Marketing es una combinación de diversas estrategias que buscan conseguir una mayor visibilidad de la marca o producto. Se busca contactar con el usuario al principio del proceso de compra y acompañarlo a lo largo de todo el camino, pero de forma no intrusiva.

¿Y cómo se acompaña al usuario? Ofreciendo contenidos apropiados y adaptados al usuario y al momento en el que se encuentra.

Spam:

Aunque tradicionalmente se ha relacionado especialmente con el email marketing, cualquier publicidad o comunicación intrusiva se cataloga dentro de “spam”.

Buyer Persona:

Este concepto es una representación ideal del público objetivo al que se dirige una empresa; se utiliza para enfocar correctamente y de forma sencilla las estrategias y hace referencia a los hábitos, intereses, gustos, al estilo de vida, las necesidades y la conducta del usuario.

Gracias a este concepto, los arquetipos de usuario cobran vida y, aun siendo personas ficticias, tienen unas personalidades completas y coherentes con la información que se ha recopilado de los consumidores reales.

Conversión:

Cuando estableces una estrategia buscas conseguir determinados objetivos que se traducen en acciones concretas (comprar cierto producto, hacer click en un botón, descargar un ebook, apuntarse a una clase online, etc). La conversión es el momento en el que el usuario realiza esa acción.

Cada vez que creamos una web o una landing debemos determinar las condiciones que han de producirse para que la conversión se produzca.

Embudo de conversión:

Esta es una de las herramientas fundamentales de la analítica web. Es una forma de denominar el recorrido del usuario a lo largo de los diferentes momentos por los que pasa antes de llegar a convertir.

Con un embudo de conversión se detectan los pasos que da el usuario a través de las diferentes páginas de la web y los lugares donde hace clic. De esta forma puede observarse, por ejemplo, en el caso de un e-commerce, en qué parte del proceso los usuarios abandonan la compra o qué detona la conversión.

Tasa de conversión:

Es una medida estratégica de rendimiento que relaciona el número total de conversiones obtenidas con el global de las visitas. Es una forma de medir el éxito de un producto, una web o una landing.

KPIs:

Estas son las siglas de Key Performance Indicator o Indicador Clave de Rendimiento. Son, básicamente, las métricas que definen los objetivos que se pretenden conseguir a lo largo de una campaña concreta.

Cada campaña y cada objetivo tienen unas características diferentes que medir para obtener unos datos adecuados y realistas. La complejidad está en saber elegir las correctas e interpretar bien los datos.

Leads:

Se denomina “lead” al usuario que ha mostrado interés por un producto o servicio. Normalmente ha rellenado un cuestionario, dejando sus datos de contacto, o ha pasado cierto punto del proceso que hemos establecido para llegar a la conversión.

La captación y conversión de leads es, de hecho, la piedra angular del marketing digital.

Landing Page:

Una página de aterrizaje o landing page es aquella en la que se trata de obtener la conversión del usuario. Puede ser una página al final de un proceso de compra o aquella a la que te lleva un enlace o anuncio cuando haces clic sobre él.

Aunque sus objetivos varíen (finalizar una compra, hacer clic sobre un botón, etc), siempre estarán muy ligados a conseguir la conversión.

Remarketing o Retargeting:

El remarketing o retargeting es una técnica de marketing digital que pretende volver a impactar a los usuarios que han entrado previamente en una determinada web. La idea es que no se olviden de nosotros, a la vez que les ofrecemos alguna promoción o contenido que los impulse a volver a nuestra página y consumir.

Funciona mediante la implantación de cookies que se instalan en el navegador del usuario una vez ha visitado un site concreto. Cuando este vuelve a entrar en otras webs que permiten anuncios de terceros, la cookie hará que se le muestre publicidad del site al que pertenece, recordando al usuario la búsqueda que ha realizado o mostrándole productos relacionados para captar su atención.

SEO vs SEM:

Estas dos técnicas complementarias encajan dentro de la optimización de los motores de búsqueda, donde se pretende precisamente el conseguir una mejor posición en las páginas de resultados con respecto a cierta keyword o palabra clave.

Cuando hablamos de SEO (Search Engine Optimization), hacemos referencia al posicionamiento orgánico de nuestra página o blog. Por otro lado, el SEM (Search Engine Marketing) se trata de la inserción de enlaces publicitarios pagados en los buscadores.

En ambos casos se trabajan keywords concretas; en el caso del SEM, participando en pujas y pagando por posicionarse en dicha palabra clave.

Engagement:

El engagement es la capacidad de una marca o de un producto para conectar y crear relaciones sólidas y duraderas con los usuarios. Conocer bien a los usuarios y aplicar esos conocimientos a nuestras estrategias es fundamental para generar engagement.

También es muy importante escuchar, observar y establecer conversaciones con los usuarios, ya que se generará una vinculación emocional más profunda.

User Experience: 

El User Experience o Experiencia de Usuario hace referencia a la forma en la que se sienten los consumidores a la hora de interactuar con un sistema, ya sea una página web, una App, etc. Las marcas deben procurar que sus puntos de conexión con los usuarios sean lo más “friendly” posibles: fáciles de usar, con una estética limpia y atractiva, sin grandes fallos, que cargue rápidamente, etc.

Customer Experience:

El Customer Experience o Experiencia del Consumidor es parecido al User Experiencie, aunque en este caso hace referencia a los sentimientos del usuario a lo largo de todo el proceso de venta: desde el momento en el que el usuario conoce la marca hasta después de comprar el producto, incluyendo los servicios post venta y el servicio de atención al cliente.

Customer Journey y Customer Journey Map:

El Customer Journey es, básicamente, todo el proceso que va desde que el usuario tiene una necesidad y consume hasta después del servicio postventa.

Por otro lado, el Customer Journey Map es una herramienta de Design Thinking que permite plasmar visualmente las etapas, canales, interacciones y puntos de conexión con el consumidor a lo largo de ese Customer Journey, también llamado proceso de compra.

Empathy maps:

Los empathy map se configura con los datos que obtenemos sobre nuestros potenciales clientes tras un estudio exhaustivo. No se trata de una identificación demográfica, sino de un perfil de voluntades, necesidades, deseos y problemáticas.

Para poder generar un mapa de empatía tienes que tener muy claro a qué público quieres dirigirte. Es decir, ¿quién es tu usuario?

Job to be Done:

El Job to be Done es un principio formulado por el profesor Clayton M. Christensen y, aunque se traduce como “tareas por realizar”, hace referencia a “dar soluciones a las necesidades del cliente”.

Esta hipótesis es una herramienta que puede explicar por qué algunas acciones resultan innovadoras y otras no.

La base del “Job to be done” está en que los clientes no quieren comprar, sino que buscan una solución cuando tienen un problema. Por eso adquieren producto o servicios.

Influencers:

Los influencers son personas con credibilidad en un entorno y sobre un tema que están muy presentes en las redes sociales. Son especialmente interesantes para las marcas porque la relación con la mayoría de sus seguidores suele ser profunda y basada en la confianza.

Pero cuidado: encontrar el perfil de influencer adecuado a las necesidades de tu empresa es muy importante para determinar el éxito de tu campaña.

Email Marketing:

Las campañas de Email Marketing son las que cuentan con este medio como canal principal de comunicación con los usuarios. De esta forma no solo puedes comunicarte con ellos, sino que también puedes fomentar su fidelidad ofreciéndoles descuentos, promociones o contenidos exclusivos.

Es un clásico que no agrada a todos los usuarios, pero eso no quita que sea imprescindible. Eso sí: debes buscar el equilibrio en el número de envíos y los contenidos para no spamear a tus usuarios.

Content Marketing:

Joe Pulizzi define el Content Marketing como “una técnica de creación y distribución de contenido relevante y valioso para atraer, adquirir y llamar la atención de un público objetivo bien definido, con el objetivo de impulsarles a ser futuros clientes”.

Customer Marketing:

El Customer Marketing engloba todas las estrategias destinadas a atraer y generar engagement con los usuarios. Con un buen plan de Customer Marketing puedes conseguir aumentar tus ingresos, una mayor participación de los usuarios en tus canales de comercialización y, además, lograrás retenerlos y que defiendan tu marca.

Storytelling:

El storytelling es, precisamente, el arte de contar historias o de comunicar. Está en auge y, además, es muy demandado por las nuevas generaciones de consumidores, como los Millenials o la Generación Z. Puedes aplicarlo tanto a tu producto como a tu estrategia de Branding.

Marketing Emocional:

El marketing emocional es aquel que trata de impactar directamente sobre los sentimientos y provocar emoción en las personas, creando una conexión entre la marca y el usuario.

El marketing emocional puede aplicarse en numerosos contextos y sus componentes hacen que estas campañas sean más propensas a viralizarse.

Neuromarketing:

El Neuromarketing es una especialización para investigación de mercados que nació a raíz del marketing emocional y busca entender cómo se comporta el cerebro en los procesos de compra. También estudia cómo reacciona el ser humano ante determinados estímulos publicitarios.

Author Details

hydrasocialmedia.com

hydrasocialmedia.com

Somos una Agencia especializada en #socialmediamarketing. Investigamos las conversaciones de los sectores en los que participan nuestros @clientes y les ayudamos a posicionar su marca/producto/empresa y a crear una comunidad a su alrededor.

Leave A Comment?