Cómo redactar un correo tipo para tu estrategia de marketing digital

¿Cuántos correos de marcas, webs, empresas y similares te pueden llegar cada día? ¿Cuántos de esos correos abres para echar un vistazo? ¿Y cuántos de esos correos terminas por leer? Seamos sinceros: pocos, muy pocos. Menos de los que cualquier marca desearía y más de los que te pensabas.

Hoy en día, incluir una campaña de email marketing en tu estrategia digital es parte del pan de cada día de todo negocio, ya sea offline u online. Medir los resultados de su efectividad es sencillo: basta con echar un ojo a algunas métricas como la tasa de apertura y el tráfico que se haya redirigido a tu web para sacar conclusiones.

¿Por qué los usuarios no abren mis mails?

Es la primera pregunta que debes hacerte. Evidentemente algo estás haciendo mal. Quizás pienses que tu producto no es interesante para ellos. Y probablemente estés en lo cierto. ¿Cómo puedes saber si estás enviando el mail a la persona indicada? Trazando inicialmente una estrategia de leads por la cual conozcas qué usuarios están más predispuestos a interactuar con tu contenido en mail y en qué nivel se encuentran. Para ello, te recomendamos incluyas un Lead Score System, esto es, un sistema de cualificación de leads en función del nivel de intencionalidad de compra que tengan tus usuarios. Recuerda que no puedes enviar mails al tuntún a todo el mundo; debes hipersegmentar tu audiencia y averiguar de entre tu público qué usuarios son más proclives a cierto contenido y a determinado producto de tu marca.

Una vez configuras una base de datos de tus leads, puedes trazar una estrategia de mails en base a un storytelling que desarrolles. Así, podrás arrancar tu campaña con un mail inicial, como una toma de contacto, para más adelante, y en función de si el usuario ha interactuado con tu mail, enviarle nuevos mails con distintos contenidos.

¿Por qué mis usuarios no se leen mis mails?

Probablemente estés enfocando mal la estructura de tus mails, y debes replantearte cómo desarrollas el contenido de manera individualizada. Piensa que, si tú mismo abres un correo y te encuentras con una retahíla de contenidos en más de 1.500 palabras, muy seguramente desistas de su lectura en los primeros 5 segundos. Y lo comprendemos perfectamente. La pregunta es: ¿por qué sigues enviando correos de este tipo? Debes ir directo al grano, ser más conciso en tus palabras y no pedir explícitamente que te compren el producto. La clave, una vez más, está en seducir y atraer al usuario hacia tu marca y, por ende, hacia tu producto. Trabajar una estrategia de inbound marketing se torna prioritaria en este punto del desarrollo del mail.

¿Qué debe tener mi mail?

Tu correo electrónico puro y duro debe consistir en un mix de las siguientes características:

  • Plantéate lo siguiente: la gente no lee, sino que le echa un ojo a lo que ve, escanea la información que se le presenta y realiza un rápido escaneo visual. Entonces deciden si van a leer solo alguna parte que le haya llamado la atención, quizás un poco más del correo o tal vez el correo entero. Debes desarrollar una estructura visual de qué es lo que quieres contar y cómo vas a hacerlo. Puedes incluir iconos y demás elementos visuales que ayuden al usuario a la conceptualización inmediata de tu mail.
  • Personalización. No hay nada más exasperante como encontrarte en la bandeja de entrada un mail que está dirigido a muchos otros destinatarios, desprovisto de toda personalización, y que demuestra de primera mano no saber quién eres. Te hace sentir un número en una base de datos y que te ha tocado el turno para recibir información desechable. Tienes la obligación como remitente de preocuparte de a quién va dirigido cada mail, y recabar todos los esfuerzos necesarios en personalizar cada mail que envías. ¿Tienes una base de datos de más de dos mil leads? Trabájala, porque cuanto más la personalices y más empatía muestres hacia cada usuario, más probabilidades de conversión se abrirán ante ti.
  • No te juegues toda la estrategia a un único mail. Aprovecha los conocimientos que has adquirido de cada uno de tus leads para trazar una línea por la cual hacerle caminar mail a mail. Analiza detenidamente la información que le vas a proporcionar y construye un entramado de links dentro de los mails que redirijan tráfico a tu web, a tu landing o a tus propias redes sociales, por ejemplo. Seduce a tu usuario para que pinche estos enlaces utilizando Call to actions potentes. Piensa que el mail no es solo un cuadro de texto; haz que tu usuario interactúe de todas las formas posibles con el mail y quizás consigas que, cuando le llegue un nuevo mail tuyo, no lo derive a la bandeja de Spam.
  • Sincronización. Enlaza tu estrategia de email marketing con la atención al cliente que proporciones en redes sociales. Vincular tu social media con tu mail puede hacer sentir al usuario una cercanía mayor. Imagina que le envías un mail a tu lead y que, además, le comentas por Twitter que tiene un nuevo mail tuyo en su bandeja de entrada. Y viceversa.
  • Debes plantear una campaña completa de mailing. No puedes fiarlo todo a un solo mail ni mucho menos contarlo todo de primeras. Suelta pequeños trocitos de tu galleta para que el usuario te siga durante el camino de la venta.

¿Cómo redacto mi mail?

No escribas un post de blog y se lo envíes íntegro en un mail a tu usuario; es como cuando escribes un tweet en Twitter. Si utilizas 140 caracteres para condensar la información de un párrafo, mejor que si utilizas 280. Tienes que ser claro para tu usuario. No le engañes: no pongas un link a una web y, cuando éste entre, se encuentre con otra información. Tu mail es tu mejor carta de presentación y puedes contar una historia muy buena si tienes claro cómo contarla.

Comments 1

Author Details

hydrasocialmedia.com

hydrasocialmedia.com

Somos una Agencia especializada en #socialmediamarketing. Investigamos las conversaciones de los sectores en los que participan nuestros @clientes y les ayudamos a posicionar su marca/producto/empresa y a crear una comunidad a su alrededor.

Leave A Comment?