Cómo analizar el ROI en tu estrategia de marketing digital

Cuando una empresa tiene que decir si su estrategia de negocio está siendo rentable, necesita incorporar una serie de datos que aporten fiabilidad estadística a sus razonamientos. No vale con decir que crees que una campaña específica que estáis llevando a cabo en tu empresa está tirando bien. Creer no es un verbo que encaje en la medición de resultados. A la hora de medir el éxito y la rentabilidad de una acción concreta, necesitas calcular el ROI.

¿Qué es el ROI?

El ROI o, dicho de otro modo, el Retorno de la Inversión, no siempre es fácil de mostrar. Hablamos de un ratio económico que analiza la rentabilidad de balances y cuentas de resultados de marcas y empresas.

El ROI nos indica de forma simple ese valor económico que obtenemos al invertir un presupuesto concreto para una acción específica. Dicho para dummies: el ROI es la respuesta a cuánto rendimiento le sacamos a una inversión concreta, esto es, por cada euro invertido, cuántos euros ganamos.

Cómo calcular el ROI.

La fórmula es práctica y sencilla.

 

El valor numérico que obtenemos de la fórmula nos dice lo que hemos ganado en función de cada unidad invertida.

Cómo aplicar el ROI en Marketing Digital.

Siempre que llevamos a cabo una estrategia digital de marketing, necesitamos integrar el ROI para conocer la rentabilidad de nuestras propuestas. El Retorno de la Inversión nos ayuda a valorar la rentabilidad de las acciones de marketing ya ejecutadas. Empezando por campañas de remarketing de Google, hasta las propias redes sociales.

En el marketing de redes sociales, el ROI es muy recurrido para campañas pagadas de Facebook Ads, así como los displays de Google Ads, Twitter o publicaciones de cualquier índole en toda red social que incluya una inversión para visualización.

¿Un ROI negativo es efectivo en la estrategia de marketing digital?

Debemos tener en cuenta que el ROI es un mero indicador y no una respuesta como tal. Tenemos que interpretarlo y analizar los resultados para comprender la utilidad de la campaña para la que lo estamos aplicando.

Un ejemplo de ROI negativo pero efectivo lo encontramos en publicaciones que hemos creado para Facebook y que hemos apoyado con impulsión. A lo mejor esas publicaciones no han tenido el impacto o alcance esperado pero el link al que redirigen nos han derivado una mayor afluencia de tráfico a la web. Ese tráfico lo podemos cazar con retargeting en Facebook Ads y Google Ads, por lo que la utilidad del ROI queda demostrada.

Por qué el ROI va unido a los KPIS en marketing digital.

En toda estrategia de marketing digital, lo primero que debemos hacer es definir los KPIS con los que vamos a trabajar, esto es, os objetivos de conversión a cumplir, para después introducir el ROI y medir en base a ello.

Es muy importante tener claro qué queremos medir. Nuestra estrategia puede estar ligada a obtener más impacto, un mayor engagement o quizás estamos en un proceso de sustainment. Tal vez lo que buscamos en aumentar la tasa de conversión de leads. En función de nuestras preferencias, ajustaremos los KPIS y mediremos con el ROI.

Tipos de ROI a medir.

  • ROI en Redes Sociales. Siempre resulta difícil de medir. Consiste en conocer cuántas ventas directas e indirectas nos generan los perfiles sociales. Podemos promocionar en Instagram por ejemplo un contenido sobre nuestro producto y que el link al que derive sea al carrito de compra de nuestra web. Al chequear el número de visitas al carrito de compra, el número de ventas y compararlas con las visitas y clics a nuestro contenido promocionado en la red social, podemos conocer la tasa de conversión sobre el total y ponerla en valor mediante un porcentaje.
  • ROI SEM. En este caso los datos los extraemos del total invertido en la campaña y el total de gastos para calcular el ROI y analizar.
  • ROI Email Marketing. Necesitamos medir cuántos usuarios abren nuestro mail (tasa de apertura), fijarnos en dónde hacen clic dentro del mail (usando mapas de calor) y cuántos usuarios finalmente acceden al link que conduce a la compra de nuestro producto.
  • ROI SEO. Es la clave para empezar a medir la rentabilidad de la estrategia SEO del proyecto digital. Conoceremos cuántas conversiones se han realizado por SEO con las herramientas Google Analytics y Tag Manager. Invertir en generar contenido para la web y el blog es vital para posicionar nuestro negocio entre las primeras opciones de Google. Está más que demostrada la tasa de conversión tan alta que tiene la primera página de Google.

Medir la rentabilidad de las campañas nos ayudará a conocer el estado en el que se encuentra nuestro negocio digital para así optimizar cada canal de venta y establecer estrategias específicas y perfectamente enfocadas.

Author Details

hydrasocialmedia.com

hydrasocialmedia.com

Somos una Agencia especializada en #socialmediamarketing. Investigamos las conversaciones de los sectores en los que participan nuestros @clientes y les ayudamos a posicionar su marca/producto/empresa y a crear una comunidad a su alrededor.

Leave A Comment?